BlogSostenibilidad

El Xerojardín. Ahorrando agua.

Una de las dudas que te pueden acontecer al comenzar a interesarte por este sistema constructivo de las cubiertas verdes, es el tema del agua. ¿Qué pasa si vives en una ciudad con pocas precipitaciones como pueden ser Sevilla, Badajoz o Ciudad Real? ó, quiero una cubierta verde, pero no puedo mantener un riego continuado, ¿Qué se puede hacer? Para todas estas inquietudes, existe un tipo de cubierta verde que necesita un muy bajo aporte hídrico, el Xerojardín.

El concepto de la xerojardinería se comenzó a desarrollar en Estados Unidos en los años 80, propiciado tras unas graves sequías que sufrieron los estados de la costa oeste como California y Colorado.

La idea principal en este tipo de jardines es hacer un uso racional del agua de riego, evitando en todo momento el despilfarro. Obviamente, el ahorro del consumo de agua no es el único objetivo con este tipo de solución constructiva. Ya que sigue siendo un jardín, lo que significa que los beneficios de ahorro energético, reciclaje y confort térmico interior se siguen cumpliendo.

Existe una gran variedad de especies vegetales que podemos implantar. Para saber cuáles son las idóneas, solamente tenemos que ir al monte más cercano de nuestra localidad. Es muy frecuente usar especies autóctonas ya que estas plantas están aclimatadas al ambiente de la zona. Otras especies usadas son sobre todo los cactus y las plantas crasas debido a su tolerancia a la sequedad del terreno.

El césped se puede reemplazar por corteza de pino, plantas tapizantes o incluso grava. Esto es así porque el césped necesita un gran aporte de agua para poder desarrollarse de manera óptima.

En definitiva, con un proyecto de cubiertas decente y una adecuada elección de las plantas…, podemos conseguir un xerojardín de gran belleza, con un bajo requerimiento de agua.



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *